Ya sea en el trabajo, en la familia o en citas románticas, todos en algún punto de nuestra vida nos vamos a relacionar con una persona que es inmadura emocionalmente.  No importa cuál sea la edad biológica, puede haber inmadurez emocional. 

Estas 6 señales nos pueden servir para notar cuando nos relacionamos con alguien con inmadurez emocional: 

  1. “No soy bueno pasando tiempo conmigo mismo”. 

Una persona madura emocionalmente puede estar sola examinando y sintiendo sus propios sentimientos aunque sean incómodos o dolorosos. 

Tener introspección, ir hacia adentro y meditar sobre lo que siente o piensa no le cuesta trabajo alguien con madurez emocional. 

La persona emocionalmente inmadura evita o huye constantemente de sus emociones y encuentra alguien o algo para distraerse de su propia mente o sentimientos. 

  1. “No recuerdo mucho sobre mi infancia”. 

En prácticamente todas las infancias algo difícil sucedió. Una persona madura emocionalmente reconoce los aspectos positivos y los aspectos negativos de su pasado. El hecho de que no cuente su infancia o no lo recuerde, quiere decir que son emociones que no se han procesado. 

  1. “Todo está perfecto. Todo está bien” 

Otra señal de inmadurez emocional es cuando una persona es incapaz de estar mal o sentirse mal. Es posible que busque evitar problemas, conflictos o hablar de lo que le duele. 

  1. “Mostrar emociones o vulnerabilidad es para débiles”. 

Otra señal de inmadurez emocional es alguien que no llora o no demuestra sus emociones. Alguien que constantemente dice que “hay que ser fuerte” o que “sentir emociones sólo complica o arruina las cosas”. Personas que sólo se dejan llevar por la razón y buscan bloquear constantemente sentimientos. En realidad, ser valientes y fuertes es sentir el dolor y procesarlo. 

  1. “Es culpa de…” 

A las personas emocionalmente inmaduras les cuesta aceptar sus errores, sombras y su responsabilidad dentro de los problemas. Siempre están culpando a alguien o algo más por los resultados de su vida. Para aceptar y reconocer se necesita cierto grado de introspección  sobre los propios pensamientos o emociones. 

  1. “Nunca había pensado en eso”. 

Las personas emocionalmente inmaduras tienen grandes dificultades teniendo conversaciones profundas que requieren reconocer sus propias emociones, dolores o más profundos deseos. Les incomoda las preguntas profundas y emocionales. 

Si te interesa desarrollar tu inteligencia emocional y si te interesa conectar profundamente con la gente, esta baraja de preguntas es para ti: